lunes, 13 de junio de 2011

Reseña: Hijos de otro barro


FICHA

TÍTULO: Hijos de otro barro
AUTOR: Nieves Hidalgo
EDITORIAL: Zeta bolsillo
GÉNERO: Narrativa romántica
PÁGINAS: 272
ENCUADERNACIÓN: Tapa dura bolsillo
LENGUA: Castellana
AÑO DE EDICIÓN: 2010
ISBN: 9788498722109
PRECIO: 9.00 €

SINOPSIS

Inglaterra exprime a las colonias americanas con impuestos opresores para mantener su guerra con Francia. Chester Clayton, de padre americano y madre inglesa, se unirá a los rebeldes para defender a su país de la tiranía británica y acabará prisionero en una plantación de virginia. Terry Darnell, sobrina de los Rains, dueños de la hacienda Ireland, vive con ellos desde que queda huérfana.
El encuentro entre ambos desatará pasiones y odios. Pero Chester no puede evitar sentirse atraído por la mujer que lo irrita y seduce a un tiempo. Un giro inesperado lo convierte en capitán del ejercito colonial, y se ve obligado a salvar la vida de quienes lo retuvieron como esclavo.
Clayton consigue que toda la familia escape a Inglaterra. Pero no está dispuesto a que Terry se evada con ellos. Tiene otros planes para su indomable inglesa.

RESEÑA

Las ocupaciones del día han pasado. Nos encontramos en nuestro rinconcito especial, descansando, relajándonos un poco antes de irnos a dormir. Para ello, ¿qué mejor que un buen libro? Nos apetece una lectura agradable, una lectura que sepamos de antemano que va a tener un final feliz pues no tenemos humor para incertidumbres. Así pues, elegimos Hijos de otro barro. No solo sabemos que habrá amor, pasión, algo de aventura y que aprenderemos algo de historia, sino que sabemos estamos seguros de que será un texto de buna calidad, muy bien estructurado y creado. Bien cuidados los personajes, excitantes, emocionantes. Eso, no solo nos ha animado a escogerla, sino que también nos emociona. Un gusanillo de expectación nos recorre el estómago por saber qué nos deparará la historia, pues la sinopsis nos ha picado la curiosidad.
Abrimos el libro y nos dejamos atrapar por la historia.

Fragmento del libro:

"Mi nombre es Sean Granger y soy americano.
Pero no voy a contar mi vida, sino la de Chester Clayton, a cuyo lado sufrí esclavitud y bajo cuyas órdenes de capitán serví en una guerra que a ambos nos dejó secuelas.
Tampoco de eso quiero hablar, sino del amigo con el que no pudo el presidio, la esclavitud ni las humillaciones. Nada consiguió nunca debilitar su ímpetu, ni su espíritu salvaje y formidable. [...]"

Sin darnos cuenta, hemos caído en el embrujo de Sean. Ya no hay vuelta atrás, tenemos que seguir leyendo. Casi podemos ver al hombre, sentado, quizá, en un sofá de su estudio, bebiendo una copa, mientras nos narra su historia y, por supuesto, la de Chester y Terry.

Nos trasladamos en el tiempo al año 1774, a Rhode Island, cuatro años antes de que todo se resuelva. 
En primer lugar, nos conmueve y angustia la situación que viven nuestros protagonistas. Convertidos en prisioneros políticos, son trasladados hasta allí en un barco para cumplir su pena como esclavos en la hacienda Irland, propiedad de la familia Rains.
Esto hace que nuestra alma se revuelva. Nadie debería ser esclavo de nadie. Seguimos leyendo.
Y porque seguimos leyendo, esperando que se libren de esa esclavitud de alguna manera, aunque sea mágica, nos enteramos de que allí, en Irland, a pesar de su pésima situación, todavía lugar y esperanzas, pues no solo conocen y admiran a un chavalito de alma pura y corazón justo que les roba el corazón poco a poco, incluso al revolucionario y frío Chester. También el amor surge en aquél lugar.
Terry Darnell, sobrina de los Rains, vive con ellos y roba el corazón de Chester desde el mismo instante en que se conocen, aunque no sea especialmente armoniosa su relación durante demasiado tiempo.

Fragmento del libro: 

"La muchacha chocó literalmente con Chester, apoyó las manos en su pecho y retrocedió, parpadeando sorprendida. Él intentó sujetar el cubo que acabó rodando unos metros más allá.
-¡Mujer! Debería mirar por dónde va.
Las mejillas de Terry se arrebolaron.
-Lo lamento -dijo.
-Acepto las disculpas, preciosa -los ojos le brillaban cebándose en ella-, pero insisto en que no es forma de asaltar a un pobre prisionero."

La escena nos hace sonreír y nuestras mentes, pícaras y románticas, evocan lo que creemos que puede pasar. Aunque, según avanzamos, nos sorprendemos al comprobar lo distinta que resulta la relación de lo que hemos imaginado.
Sin poder despegarnos del libro, totalmente absortos, seguimos leyendo. Sean nos cuenta los acontecimientos ocurridos durante su periodo como esclavos, los encuentros y desencuentros entre Chester y Terry y cómo, por designios del destino, su situación cambia y son liberados de su esclavitud por soldados del ejercito colonial, del que más tarde ambos forman parte; Chester como capitán y él como teniente.
Pero antes de esto, Sean nos cuenta su encuentro con su familia y cómo la deja para unirse a Chester en el ejercito. Viaja hasta Los Saúces, la hacienda de la familia Clayton, y allí es recibido como si fuera uno más y, casualidades de la vida, queda enamorado perdidamente de Merlina, la hermana pequeña de Clayton.

Fragmento del libro:

"Merlina resultó un bálsamo para mi dolorido espíritu. Era distinta a las jóvenes que yo había conocido: alegre, vivaz, independiente. [...]".

Otra risita picarona se nos escapa y seguimos leyendo y leyendo hasta que damos fin a la novela. 
Cerramos el libro, aún con los ojos empañados, y la devolvemos a su lugar en la estantería. Solo han pasado un par de horas desde que empezamos a leer, no teníamos pensado terminarlo tan pronto, pero ha sido imposible despegarnos de él. Nos hemos emocionado, enfadado, sufrido, reído e incluso nos ha hecho reflexionar sobre algunos temas, como la esclavitud o la maldad de las personas en algunas ocasiones. Pero, ante todo, nos ha dejado con un magnífico sabor de boca y unas ganas locas de "zamparnos" la siguiente novela ;-)

Un saludo, y hasta la próxima.



 




2 Comments:

  1. Lissy said...
    me ha encantado tu reseña y desde luego, el libro queda apuntadito^^
    besos!
    Willowgreen said...
    Hola Lissy;
    Me alegra que haya gustado y espero que, si lo lees, me digas qué te ha parecido. A mi, me encantó.

    saludos.

Post a Comment