martes, 24 de julio de 2012

Reseña: La página rasgada


FICHA: 

Título: La página rasgada
Autor: Nieves Hidalgo
Editorial: Ediciones B para Vergara
Publicación: Abril 2012
Género: Narrativa universal
Lengua: Castellana
Páginas: 316
ISBN: 978-84-15420-09-5
Precio: 17,50 (formato papel) 5,22 en Amazon (formato digital)
Página editorial: http://www.edicionesb.com
Otras Reseñas: Pinchar; aquí  aquí aquí y aquí



SINOPSIS:

Emilia Larrieta nace en Madrid a finales del siglo XIX, en el seno de una familia acomodada. Su vida sufre un giro radical cuando la locura de una de sus hermanas destroza la familia. Emilia crece en una barriada marginal y se transforma en una jovencita audaz y desenfadada que ve cómo su vida cambia de nuevo cuando, tras un desgraciado accidente, queda coja de por vida. Pero ni la pobreza ni la cojera podrán con el espíritu de Emilia.
Cuando llegue el amor, se entregará a él sin reservas, pero el destino no se apiadará de sus sueños. Emilia rasgará esa página de su vida en pedazos, y luchará para mantener a su hija y su propia madre durante los duros años de la guerra civil. A pesar de todas las contrariedades, intentará  vivir de acuerdo con sus deseos, eso sí, desquitándose siempre que pueda, a veces a costa de quienes no lo merecen.
Ya anciana, la imparable curiosidad de su nieta Nuria arrancará de Emilia recuerdos de amores perdidos, de verbenas, de hambre, de injusticias y justicias de andar por casa, que enseñarán a su nieta -y a los lectores- muchas cosas que nunca estarán en un libro de historia.

RESEÑA:

La página rasgada es un libro con alma. Te das cuenta de ello desde el primer momento que clavas tus ojos en él.
 Pero, ¿cómo no darse cuenta si se ha cuidado hasta el más mínimo detalle? 

Empecemos por la cubierta. Desde los bien escogidos y distribuídos relieves, hasta los evocadores y  tonos sepia, pasando por las preciosas imagenes, la cubierta es una de las más delicadas, románticas y bellas que he visto en mucho tiempo. Te traslada de inmediato a la época en que está ambientada y te invita a soñar con la historia que se desarrollará una vez abras el libro y te dejes envolver por la historia que cuentan sus páginas.

Y esa historia no es otra que la de Emilia Larrieta, una mujer que a base de coraje y casta logró salir adelante en la vida sin dejarse vencer por las pruebas que una y otra vez la vida puso en su camino las cuales no fueron, precisamente, lo que se dice fáciles. Una serie de desgraciados accidentes en su juventud y otros tantos en la edad adulta, aderezados con amores, desamores y el tener que mantener ella sola a su hija y su madre en la guerra, van contribuyendo a que el carácter de Emilia se vuelva áspero, desagradable e hiriente, en ocasiones, descargando toda su frustración y amargura con quienes menos se lo merecen, osea, con los que más la quieren.
Sin embargo, no solo conoceremos la historia de Emilia, que podría ser la de cualquiera de nuestros antepasados, sino que también nos emocionaremos con las historias de otros personajes. Amigos y vecinos de Emilia, cuyas historias cuenta a Nuria, la mayor de sus nietas, con quien comparte un vínculo especial que la hace abrirse y mostrar ese otro lado que su forma de superar los avatares de su vida la hizo esconder. Además, de conocer los retazos de la historia de España que Nieves nos da a conocer, muchos de los cuales, cuando no todos (depende que edad tengamos) desconocemos totalmente, ya que hay cosas, situaciones, emociones, que nos quedan más bien lejos y que no nos han contado en ningún libro de historia.

El estilo narrativo de Nieves Hidalgo se nota desde el primer momento. Tanto su forma de narrar las historias como su habilidad para mezclar la información histórica, siempre presente en sus libros, con la historia principal, hacen que resulte una lectura tan ligera y fácil de seguir que, cuando quieres darte cuenta, te has "comido" el libro y te arrepientes de haberlo hecho tan pronto porque te quedas con ganas de más.

Los personajes. De los personajes lo único que puedo decir es que son cómo cualquiera de nosotros. No se me ocurre otra forma de describirlos. 
Con que penséis en vuestros padres, abuelos, tíos, hermanos o en vosotros mismos, os podréis imaginar a los personajes de La página rasgada. ¿Quién no ha visto alguna vez a su padre "apalear" la televisión mientras soltaba culebras por la boca, desesperado porque la imagen había decidido desaparecer de la pantalla justo cuando empezaba el partido de su Real Madrid (o cualquier otro equipo) y se lo iba a perder? ¿Quien no ha visto mediar a su madre entre la abuela y papá? o ¿Quién no ha pasado tardes enteras al calor del brasero con sus hermanos tomando un cola-cao o cacao Flor calentito con galletas mientras el abuelo veía los toros y la abuela te contaba historias de su juventud o de la guerra? Seguro que la mayoría de nosotros ha vivido situaciones parecidas.
Pues así, tan reales como nosotros mismos, son los personajes de esta preciosa novela. Creo que no hace falta decír más.

Recuerdos, emociones, curiosidad y sobre todo, mucha nostalgia es lo que me ha hecho sentir La página rasgada. Y cuando digo nostalgia, no me refiero a aquellos tiempos, los cuales yo no viví, sino por una persona: Mi abuela paterna. 
Mi abuela Angelita fue para mí como una segunda madre. Mis hermanos y yo no faltabamos un fin de semana a ver a mi abuelo Pedro y mi abuela Angelita. A mi abuelo lo perdí al poco de cumplir los 12 años y a mi abuela Angelita con 18, por eso me he acordado más de ella que de él, mientras leía el libro. Y es que me ha recordado mucho a ellos, su historia, y cómo mi abuela nos contaba un montón de cosas igual que hace Emilia con su nieta Nueria.

Bueno, en definitiva, y para no enrrollarme demasiado, os diré que es una historia que merece ser leída. Como dije al principio, está cuidado al detalle y se nota el cariño que Nieves ha puesto en él. Aunque no se trate de una novela de narrativa romántica, como suele ser habitual en ella, no os defraudará en absuluto, al contrario; os sorprenderá gratamente.

Un saludo afectuaoso.





2 Comments:

  1. Nieves Hidalgo said...
    Maribel, acabo de ver la reseña y, de verdad, disfruto leyéndote. Nopor lo que puedas decir a favor, sino por el alma que pones en tus comentarios.
    Me alegro si te hizo recordar a tu abuela y tus charlas con ella.
    Gracias por tomarte tiempo para reseñar la novela, ypor decir cosas tan bonitas.
    Un beso enorme.
    Willowgreen said...
    Hola Nieves;
    Gracias por tomarte unos minutos de tu tiempo en leer mi reseña. Me alegra mucho que te haya gustado por que ya sabes que siempre lo hago con mucho cariño.

    Besos fuertes.

Post a Comment