jueves, 27 de diciembre de 2012

Ejercicio Adictos a la Escritura: Título clave

Hola gente;
¿Cómo va la semana? Seguro que muy bien.

Hoy es día de presentar el trabajo realizado para Adictos a la escritura. 
El ejercicio de este mes consistía en hacer un relato a partir de un título que nos propusiera otro participante. A mí me tocó el título propuesto por María OD (no puedo decir su nombre en voz alta), y esto es lo que me ha salido.
Haber qué os parece.

NO PUEDO DECIR SU NOMBRE EN VOZ ALTA

Como un mal augurio, con un espantoso trueno que hizo temblar hasta la tierra dio comienzo una de las peores tormentas de la primavera que podían recordar en la Villa, aunque eso poco importaba al joven Conde Ricardo.
Blanco como la cal, manteniendo la compostura a duras penas, observó el rostro de Agustín, que le miraba al otro lado de la mesa con la preocupación reflejada en sus azules y bondadosos ojos.
–¿Estás seguro de lo que... me acabas de contar? -quiso saber Ricardo que apenas pudo hablar en un susurro.
–Completamente -dijo el más mayor. Dio un sorbo a su vaso de vino y prosiguió-. Mi informador es de total confianza. Vino a decírmelo en cuanto se enteró.
Ricardo recostó la espalda en el respaldo de la silla, cada vez más abrumado por la noticia que acababa de recibir. Hasta el barullo de la gente que abarrotaba la taberna aquella noche infernal desapareció de su conciencia. Sólo podía pensar en su mujer, Fátima, a pocos días de dar a luz. No podía dejar que nada le ocurriese a ella ni a su primogénito.
–¿Sabes quién es el traidor? -preguntó a Agustín, ya recuperada la voz, con firmeza y determinación.
–Así es -dijo Agustín con un destello de furia en los ojos que se mezclaba con una profunda decepción-. Y me ha sorprendido tanto como te sorprenderá a ti.
–¿Quién es? -inquirió furioso Ricardo.
–Lo siento, Ricardo, pero no puedo decir su nombre en voz alta -le contestó su amigo asegurándose con la mirada de que nadie les estuviera observando-. Al menos aquí. El Diablo tiene ojos y oídos en todas partes.
–¿Quieres decir que no puedo saber el nombre del traidor que quiere acabar no solo con el rey, sino también con mi familia y conmigo? -preguntó Ricardo hablando entre dientes, en un siseo peligroso que sólo adquiría cuando estaba realmente furioso.
–Tranquilo, muchacho -intentó tranquilizarle Agustín, quien conocía a la perfección el carácter del joven Conde-. No puedo decir su nombre en voz alta, y tú tampoco deberías -le advirtió bajando un poco el tono de voz-, pero no he dicho que no puedas leerlo.
Con disimulo, Agustín metió una mano en el interior de su chaqueta y sacó un sobre lacrado que entregó al joven.
–¿Qué...?
–No lo abras hasta que no estés en tu casa, a salvo -le dijo Agustín inclinándose hacia él sobre la mesa-. En esa carta encontrarás todas las respuestas que no puedo darte en estos momentos y las indicaciones del lugar y la hora de nuestro próximo encuentro.
Ricardo miró el sobre unos instantes y después a Agustín, con los labios apretados.
–No pienso esconderme, Agustín -declaró intuyendo las intenciones del otro-. Si tengo que...
–Lo sé -le cortó el otro riendo entre dientes-. Valeroso y fiel a tu Rey y tu patria, aunque te vaya la vida en ello. Igual que tu padre. Y es por eso que te quieren quitar de en medio. Pero no te preocupes -se apresuró a añadir al ver que el joven fruncía el ceño y se preparaba para replicar-. No te voy a pedir que te escondas, muchacho. Pero no podemos hablar más de esto aquí. Sólo te pido que confíes en mi y no saques conclusiones precipitadas antes de leer esa carta.
Ricardo meditó unos instantes las palabras de Agustín y, al cabo decidió hacerle caso. Actuar de forma impulsiva tampoco le beneficiaría demasiado.
–Está bien -accedió al fin y se puso en pie-. Seguiré tu consejo.
Agustín volvió a reír entre dientes y se puso de pie también. Ricardo era impulsivo como su padre, pero tenía la templanza e inteligencia de su madre.
–Nos veremos pronto -le dijo Agustín para finalizar la conversación.
–Eso espero. Que pases buena noche, Agustín.
–Cuídaos, Conde -se despidió el hombre con una reverencia.
Con una inclinación de cabeza, el Conde Ricardo se despidió, atravesó la taberna a grandes zancadas, salió a la calle de regreso a su casa bajo aquél intenso aguacero que hacía casi imposible caminar por las empedradas calles de la Villa. En su cabeza, un solo pensamiento era dueño de su atención: acabaría con traidor mal nacido, fuera quien fuese, aunque fuera lo último que hiciera en su vida.
 

16 Comments:

  1. Inna Franco said...
    Me quedé con la intriga de saber quién era el traidor... Me ha gustado, felicidades :)
    Dorothy McCougney said...
    Me gustó cómo llevaste la narración, pero me quedé con ganas de saber quién era el traidor, de un desenlace.
    Maria Rodriguez said...
    Inna y Dorothy;
    Me alegra mucho que os haya gustado. Lo del desenlace del relato, pues la verdad es que no puede haberlo por una sencilla razón; este relato es una pequeña escena de una idea en la que estoy trabajando. Estaba un pelín atascada y el título que me tocó me vino como anillo al dedo para poder continuar. El traidor se conoce más adelante, por eso no he podido decírlo.

    Muchas gracias por pasaros por mi blog, leer mi relato y dejar vuestro comentario.

    Un beso fuerte a las dos.
    Navia Vicetto said...
    Me gustó...ahora! queremos saber más.

    Saludos
    Karuna said...
    Maribel, quiero darte las gracias por dejarme un comentario en mi texto.

    Me alegro leerte, después de tanto tiempo sin escribir.

    El relato detrás de ese título tan misterioso hizo que de principio a fin conservara ese poderoso halo de misterio.

    Gracias por compartir tu relato.

    Saludos Karuna ^^
    Maria Rodriguez said...
    Navia Vicetto y Karuna;

    Me alegra mucho saber que os ha gustado el relato. Como digo anteriormente, es una pequeña escena de una idea en la que estoy trabajando. Si, cuando lo termine me parece lo suficientemente decente como para compartirlo, entonces lo compartiré con todos vosotros.

    Karuna, no hay de qué. Siempre es un placer leer a los compañeros ;)

    Muchísimas gracias a los dos por pasaros por mi blog, leer mi relato y dejar vuestro comentario.

    Besos fuerte a los dos.
    LA NOVIA said...
    Intrigadísima como todos!!!
    Conoceremos al traidor?

    Beso
    Ivo
    Maria Rodriguez said...
    Hola Ivo;
    Pues, como digo en un comentario anterior, todo depende de si me gusta o no como me quede. Ya veremos.

    Muchas gracias por pasarte a leer mi relato y dejar tu comentario.

    Besos fuertes.
    jldurán said...
    Me ha gustado tu historia, me qhe quedado pillado en ella, ya nos diras cuando acabas la obra y nos lo cuentas. Lo describes muy bien. Feliz Navidad. Un abrazo.
    Gabriela Szuster (Gamyr) said...
    Muy buen relato, que nos deja obviamente con ganas de saber más.
    Besos
    Maria Rodriguez said...
    Hola Gabriela;
    Me alegra que te haya gustado el relato.
    Muchas gracias por pasarte, leerlo y comentarlo.

    Un beso fuerte.
    Maria Rodriguez said...
    Hola jldurán;
    Disculpa que no contestara tu comentario, me lo había saltado, perdón por el descuido.
    Me alegra mucho que te haya gustado la historia.
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, leer el relato y dejar tu comentario ;)
    Felices fiestas para tí también.

    Saludos.
    Abi said...
    ¡Eres muy buena! Me dejaste con una intriga enorme, eso quiere decir que eres excelente escribiendo suspense, amé tu relato. Sentí que me metías en una historia larga y quería conocer más detalles. Me encantó sigue así
    Maria Rodriguez said...
    Hola Abi;

    Muchas gracias por pensar así, me has sacado los colores. Me alegra mucho que te haya gustado.
    Después de que todos conincidáis en que queréis saber más, me estoy planteando seriamente ir publicando los capitulillos de esta idea que se me pasó por la cabeza. Así que, quizá, no tardando mucho podáis salir de dudas y saber qué pasa.

    Muchas gracias de nuevo por la visita y por tomarte tiempo en dejar tu comentario.

    Saludos.
    Esther Van Castle said...
    Hola María!

    Tu relato me gustó mucho y también me quedé con la duda!

    Te recomiendo que no uses tanto los nombres de los personajes, puedes usar palabras descriptivas, o muchacho, joven etc, para que no suene un tanto repetitivo.

    Por lo demás, tu idea es genial!

    Saludos!
    Maria Rodriguez said...
    Hola Esther;
    Me alegra que te haya gustado el relato y tu recomendación la tendré en cuenta.

    Muchas gracias por pasarte, leer mi relato y dejar tu comentario.

    Saludos para tí también.

Post a Comment